¿Qué es el Autoconsumo?

El autoconsumo es un planteamiento que permite a los consumidores producir parte de la electricidad que emplean en sus hogares o negocios. Pero, ¿qué ocurre con la energía?

nueva

El autoconsumo funciona de la siguiente manera: El usuario tiene una instalación fotovoltaica en su vivienda, donde gracias a la radiación solar que produce el sol, genera su propia energía. Dicha energía estará contabilizada mediante un contador bidireccional de energía.

A lo largo del día, el usuario gastará parte o la totalidad de la energía que él mismo ha generado y podrán existir tres casos:

  • El primer caso, es que el usuario no haya generado la cantidad de energía suficiente para abastecerse a lo largo del día y precise de energía prodecente de la red de suministro eléctrico.
  • El segundo caso, es que el usuario haya generado un excedente de energía que, contabilizada por el contador, la “re-suministrará” a la red eléctrica correspondiente, recibiendo una compensación económica por ella.
  • El tercer caso, es que el usuario haya generado un excedente de energía que, contabilizada por el contador y almacenada en unas baterías, sea para su uso y disfrute a lo largo de un periodo de carencia de 12 meses.

Uno de los aspectos que preocupa al sector a favor del autoconsumo es  el trato o uso de los excedentes de generen los usuarios. Para ello, es necesario explicar lo que es el balance neto.

El balance neto consiste en que la energía sobrante que no ha gastado el propio usuario, se inyecte a la red a cambio del derecho a consumir una parte de la electricidad equivalente cuando sea necesario, esto sería de tarde o de noche cuando las placas solares no producen

construction maison

Otra manera de limpiar dicha energía, sería no cobrar nada por producir, o que el productor reciba algún tipo de pago por ello, o el más beneficioso que sería asignar esa energía a otro colectivo de consumidores que tienen dificultades para pagar las facturas. Fuera cual fuera la decisión, estaría consensuado por las partes.

¡Crucemos los dedos!

 

Share

Deja un comentario