Opinión

Sin ayudas ni dinero

El lunes pasado os comentaba que se van a retirar las ayudas un 40% en estos dos años que vienen para el sector del autoconsumo.. Pues bien, como decía, ya no hay dinero público para nuevas energías renovables. Aun así, el sector del autoconsumo fotovoltaico asegura que ya es rentable la instalación de paneles solares para autoconsumo pero no es posible porque está sin regular, a pesar de las promesas del Gobierno.

Aunque no se diga, todos lo sabemos. Es todo por la presión de las compañías suministradoras eléctricas.

El sector del autoconsumo asegura que ya sería rentable instalar paneles solares en edificios si se permite verter a la red la energía sobrante en los momentos de bajo consumo, y abastecerse de esa red con la energía necesaria cuando no tuvieramos energía solar.

El ejemplo claro sería que si se necesitan 20 kw/h de la red y solo necesitaramos 10kw/h por ejemplo, sólo habría que pagar la diferencia. Y a día de hoy, las compañías suministradoras no parecen estar muy de acuerdo con ello.

José Donoso, de la patronal UNEF, lo dijo bien claro:

“Por primera vez, llega alguien que puede ofrecerle al consumidor tener energía eléctrica a un precio más barato al que le ofrecen las compañías eléctricas. Por eso, estas compañías están reaccionando intentando poner todas las trabas posibles”.

 

Más claro, agua.

 

María F.

 

Share

Unos vienen, y otros se van.

En el anterior artículo comentaba que las empresas que quieren apostar por el autoconsumo y energías renovables, se marchan fuera de España para poder expandir y explotar su idea. Pues bien, unos se van y otros vienen y aprovechan lo que nosotros no aprovechamos.

La empresa Rock Power (Alemana) inauguró hace un par de semanas en Cáceres una planta fotovoltaica en la que ha invertido 26 millones de euros con una potencia de 10,7 Mw. Para que os hagáis una idea, podría abastecer de energía a aproximadamente 4.700 hogares. La planta es un proyecto de las empresas alemanas BayWa R.E y Wirso que pretenden apostar por lo que nosotros nos marchamos a otros países a apostar, las energías renovables.

Instalación Fotovoltaica

La planta está situada en el paraje denominado Dehesa Colmenarejo, en la plaza polígono 21, parcela 11, en el término municipal de la capital cacereña.

A ver si empezamos a mover ficha en España…

 

María F.

Share

Último vuelo para emprendedores hacia el extranjero

El panorama en el sector de la energía eólica no pinta muy bien en los tiempos que corren, y tampoco es que la energía fotovoltaica lo haga mucho mejor, pero bueno “tirando va” por culpa de los recortes, mentes cuadriculadas erróneamente, retiradas de ayudas y “manos a la saca” de mucho personal..

Esto lo digo porque las empresas generadoras de energía solar obtendrán cerca del 40% en recortes de ingresos en dos años, aunque siempre tendremos las esperanzas puestas en los cambios legislativos próximos, es un palo bastante gordo.

Y esos cambios llegan de la mano de un reciente real decreto aprobado por el Gobierno y que abre la puerta al denominado autoconsumo. “Se quiere potenciar que la gente, en sus casas o en sus empresas, pueda generar su propia energía y ahorrar mucho dinero en la factura eléctrica”, comenta el vicepresidente de la patronal autonómica de las energías renovables Fidel Roig y gerente de la empresa Valfortec, con sede en Castellón.

La lástima es que queda mucho desarrollo normativo por delante, y eso que  si se potencia el autoconsumo se beneficiará a grandes empresas, a las pequeñas, y al pequeño usuario como somos cada uno de nosotros y eso ya lo saben las grandes suministradoras de energía y por ello, frenan tanto el avance del autoconsumo en materia legislativa.

Lo peor de todo es que no se dan cuenta de que la gente que quiere abrir sus mentes y apostar por el autoconsumo se va fuera, se van de España porque no queda otra. El mercado está paralizado y hay una gran incerdidumbre y no es de extrañar que se vayan al Oriente Medio, mercado inglés y…

Sencillamente, fuera.

María F.

Share

Y en cabeza, ¡Sudáfrica!

El futuro está cada vez más oscuro por culpa de un país que no quiere afrontar nuevos retos. La burbuja inmobiliaria que nos azotó hace unos años sigue estallando cada día y dejándonos peor con bofetadas por todas partes. Se necesita gente con nuevas perspectivas en su cabeza, nuevos retos, invertir en un futuro que es HOY y del cual viviremos MAÑANA.. Y sólo hay temor. Y no sólo politicamente hablando.

Todo ello por manos avariciosas que piden más y más y ofrecen cada vez menos. Hasta que encuentras un rayito de esperanza por otras partes.

Me ha llamado la atención una noticia sobre Sudáfrica, pues por cada kilovatio/hora de electricidad ahorrado durante el periodo de mayor demanda de energía, el consumidor final recibirá un desembolso de la compañía estatal de electricidad Eskom de 1,20 rand (unos 0,10 euros) durante los primeros tres años.

Y aquí en España estamos pedientes básicamente de “qué peaje nos tocará pagar a las empresas suministradoras porque claro, no van a seguir chupando de nuestra sangre tanto con el autoconsumo”. Decirme si no es increíble.

Pero es que hay más, pues para consumidores finales como los residentes de Ciudad del Cabo, actualmente la energía fotovoltaica es más barata que la energía proveniente de la red. Un kilovatio hora producido por un sistema fotovoltaico tiene un coste de 0,81 rand mientras que estos consumidores pagan de media 0,94 rand por cada kilovatio hora proveniente de la red. Es decir, que los usuarios pueden ahorrar unos 13 céntimos de rand o el 16% del coste de cada kilovatio/hora que consuman.

Para tirarse de los pelos.. Y somos un pais del primer mundo..

 

María F.

 

Share

Defensa del autoconsumo eléctrico

Defensa autoconsumo

 

Autoconsumo sí, así es como hemos bautizado a este blog, y es que tenemos muy claro que el autoconsumo eléctrico es algo sostenible, lógico y bueno.

 

Todas las naciones intentan aprovechar lo que mejor que pueden sus recursos, no sólo económicos o personales, sino también climatológicos, geográficos o ambientales. Holanda por ejemplo, es un país relativamente pequeño (que ha ganado terreno al mar), que casi siempre ha tenido unos límites territoriales bailantes (perteneció al Imperio Romano-Germánico, luego a España, guerras, etc.) y con frontera adyacente a varios países. Sin embargo, han sabido aprovechar estas circunstancias  y son un pueblo comerciante, que controla los idiomas y abierto. Si Suecia tiene ingentes recursos forestales, pues te sale una empresa como Ikea. Y… ¿qué pasa con España? ¿Qué tenemos para aburrir? Pues parados. ¿Y qué más? Lo has clavado: sol.

 

Y es por ello por lo que en España estamos aprovechando toda esa energía que proviene de nuestra estrella preferida para rebajar poco a poco la dependencia energética de nuestro país, para hacer más eficiente nuestra red eléctrica, para mejorar la sostenibilidad del medio ambiente, para dar a las familias la oportunidad de ahorrar en esta coyuntura de crisis… Ah… ¿que no lo estamos haciendo?

 

Resulta incomprensible que en un país como Alemania existan más viviendas con placas fotovoltaicas que en España. Quizá sea por el carácter lógico de los alemanes, pero supongo que pensarán: “sol+placa solar = ahorro + limpieza + aprovechamiento”. Lo que no quiero imaginarme es qué pensarán de nosotros… Y es que no tiene sentido ninguno, es como si no aprovecháramos el agua de lluvia y dejáramos que discurriera directa al mar, sin almacenarla para épocas de sequía o sin construir sistemas de regadío para fertilizar los campos agrícolas. En este sentido, estamos haciendo el auténtico canelo.

 

¿Y por qué ocurre esto? ¿Por qué no aprovechamos los recursos que tenemos? No lo hacemos con los ingenieros que cuestan dinero, así que no es extraño que no lo hagamos con la energía del sol, que es gratis… Y principalmente no lo hacemos por las siguientes razones:

1. Las empresas eléctricas productoras y gestoras de energía quieren seguir controlando el tema y no quieren perder esos kw/h de más que nos cobran al mes.

2. El Gobierno, que no aprieta a las grandes compañías, que no apuesta por un modelo energético realmente sostenible, viable y eficiente; que no genera un cambio que elimine la dependencia exterior.

3. Los consumidores, que no estamos enterados, no nos preocupamos por saber, conocer, informarnos. Y luego, cuando vemos que es algo bueno para nuestra economía, el medio ambiente y el futuro, nos centramos más en las amortizaciones de las instalaciones, las garantías y los trámites, y no echamos para atrás.

 

Para fomentar el autoconsumo, como con todo, hay que apasionarse. No se trata de engañar a nadie, ni convencer, ni ser un pesado, sino de mostrar al gran público el problema que tenemos respecto a la energía y de cómo podríamos minimizarlo con pequeños cambios legislativos -que no cuestan tanto- y de mentalidad -que cuestan un poco más-.

 

Yo digo: ¡autoconsumo sí!

Share